Esta enfermedad afecta el sistema nervioso y no se ve frecuentemente en los caballos, a menos que sean mordidos o atacados por animales silvestres como perros, zorrillos, mapaches, zorras, tejones y murciélagos.

Síntomas:
Los signos clínicos son muy variados pero comúnmente se presenta fiebre, somnolencia, anorexia, debilidad, incoordinación, claudicación aparente, cólico, no pueden tragar, ceguera, hiperactividad, encefalitis y convulsiones, que irremediablemente llevan a la muerte del animal.

Se recomienda vacunar a los potros a los seis meses de edad, revacunar al año y seguirlo haciendo anualmente.
Más información en: Enfermedades caballos

Detectaron un caso de rabia equina en Santiago del Estero - Diario La Mañana Neuquén