Las granjas norteamericanas son un elegante atractivo para los turistas de todas partes del mundo y es que no hay que negar que la cría de ganado y la siembra de variedad de cultivos son un imán para el resto del mundo.

En muchas de estas granjas hay opción de quedarse a disfrutar del ambiente hospedándose en el contexto tan natural que hay allí.
En muchos de estos casos, los caballos son los protagonistas ya que su doma y su seguridad hacen que el turista se sienta cómodo recorriendo diferentes caminos campestres alrededor del país.
Este aspecto del turismo conocido como el “agroturismo” es un verdadero impulso económico no solamente para Estados Unidos sino para el mundo entero ya que los granjeros ya no tienen que preocuparse porque sus cultivos generen las ganancias requeridas sino más bien por conseguir turistas ya que de esta manera el incremento económico es seguro, satisfactorio y de menos esfuerzo para la mayoría.
En California que es el mayor estado agrícola en Norteamérica se ven reflejadas estas cifras de manera importante ya que las más de 700 granjas de caballos están generando más de 50.000 dólares en turismo, importantes cifras para un emprendimiento creciente.