En el lenguaje de Alta Escuela se le llama andadura del caballo a todo ejercicio, demostración, acto, paso, etc. que el caballo realiza bajo mandato del jinete, ya sea montado o con riendas largas. Se dice que en las andaduras del caballo la marcha tiene que ser libre, fácil y natural, con paso firme, sin excesiva acción de la rodilla. Tal disposición debe posibilitar buena capacidad para el salto.

En el lenguaje ecuestre normal, ese que usamos la mayoría, lo habitual es usar la expresión aires del caballo para referirnos a la forma de andar y desplazarse de los caballos.

Me sonaba mal eso de las andaduras; vamos, que no terminaba de enterarme de qué significa exactamente. Pues bien, he buscado por ahí y ya parece que he dado con la tecla. Gracias sobre todo a la Enciclopedia completa del caballo, de Luis Tomás Melgar. Y si no estoy en lo cierto, espero que me corrijáis adecuadamente.

Según como se realicen las andaduras del caballo más habituales, se dividen en simétricas (el paso y el trote) y asimétricas (medio galope y galope).

Pero las que más me han llamado la atención son las andaduras del caballo menos habituales:

  • Agrupada: El caballo se pone de manos para saltar verticalmente con las patas posteriores recogidas hacia el vientre.
  • Balotada: El caballo se pone de manos para saltar levantando las patas traseras bajo los cuartos, antes de caer al suelo sobre las cuatro patas, con un salto vertical. Durante el salto, permanece unos segundos suspendido en el aire, con la scuatro patas plegadas bajo la panza.
  • Peruana: Andadura lateral de cuatro batidas.
  • Andadura gallega, también llamada paso de trabajo: se realiza con el movimeinto simultáneo de las dos patas del mismo lado.