Un dato muy interesante es que en el islam, los vientos crean todo lo visible y en esos datos encontramos la creación del caballo, y para lo que nos compete sería el árabe, por cuestión de contexto y época, miren estas hermosas palabras.

“Viento del Sur
El “Viento del Sur” sopla desde la salida del Suhayl hasta la puesta del Sol en verano. Dentro de sus características he de resaltar que cuando sopla su fuerza está en las alturas y el aire se hace más pesado porque densa las nubes y agita las ramas de los árboles y las crestas de los mares.
Con la ayuda del “Viento del Sur”, se concibe la creación del caballo árabe.
Dijo Dios: “alabado y ensalzado seas, hemos enviado los vientos fecundantes”. (Cor. 15, 22)
Cuando Dios quiso crear al caballo le dijo al “Viento del Sur”: “voy a crear a partir de ti una criatura que será la gloria de mis seguidores, la ruina de mis enemigos y el adorno de los que me obedecen”.
Luego creó al caballo y le dijo: “te llamo caballo y te hago de raza árabe; a tus crines anudo el bien y se conseguirán botines cabalgando sobre tu lomo, y la honra estará contigo donde quiera que estés, y te hago señor de los animales, y te he concedido la querencia del corazón de tu dueño, y te he permitido que vueles sin alas; sirves para perseguir y para huir; sobre tu lomo montaré a unos hombres que me glorificarán, alabarán y aclamarán y me serán fieles; glorifícame cuando me glorifiquen, alábame cuando me alaben y aclámame cuando me aclamen.”
Fuente: Los vientos en el Islam - Webislam
¿Qué piensan de esta bella historia?