Por fin el país dominador de Los Juegos Ecuestres tuvo el honor de ser el anfitrión de la competición. La V edición se celebró en Aquisgrán (Alemania).
Las competiciones se celebraron en el estadio de la Unión Hípica de Aachen-Laurensberger. Las pruebas de raid y de campo a través se llevaron a cabo en las zonas fronterizas con Bélgica y Holanda.

El evento contó con la asistencia récord hasta la fecha de 860 jinetes de 61 países. Lo cual significaba la consolidación de Los Juegos Ecuestres como el gran evento hípico. que participaron en 7 deportes ecuestres: doma, concurso completo, salto de obstáculos, raid o carrera de larga distancia, volteo, enganches y doma vaquera, que en esta edición se sumó a Los Juegos.

A nivel de espectadores esta edición atrajo a un total de 500.000 personas, presenciando la final de salto individual la elevadísima cifra de 45.000 espectadores. Los Juegos fueron cubiertos por 1.300 periodistas y la emisión televisiva llegó a 157 países. datos reveladores de la importancia mediática del evento y del seguimiento masivo de los alemanes. Alemania volvió a dominar el medallero con 12 metales. España obtuvo una medalla de oro gracias a Miguel Vila en raid individual.