En cuanto a las botas, estas las podemos encontrar en una variedad grande de materiales como plástico, cuero, fieltro, cuero y cuero sintético. Estas son muy fáciles de colocar y se abrochan en el exterior de la pierna. Si se sueltan mucho se puede colocar cinta adhesiva para apretar un poco sin ningún tipo de contraindicación
Podemos encontrar botas sobrealargadas que son las que protegen los talones de las piernas delanteras de ser pisados, también las de espolones para proteger la articulación protuberante contra los golpes de la pierna opuesta, las de antirrozadura que protegen la parte baja de la pierna para evitar fricciones y golpes dolorosos, deben ser fuertes pero ligeras de manera que no dañen los tendones y finalmente podemos encontrar también las que son para los tendones y se colocan en las piernas delanteras evitando lesiones si la pierna trasera golpea la delantera se usa en todo tipo de evento hasta en juegos tradicionales. Para la seguridad del caballo existen infinitas posibilidades, por ejemplo las botas y los vendajes específicamente diseñados para proteger las piernas del equino desde arriba de las rodillas, pasando por los corvejones hasta llegar a los cascos.
Es cierto que los vendajes son mucho más difíciles de colocar pero sirven mucho más y dan mucho más soporte que las botas que llamamos de protección.