• Publicidad

  • El caballo reconoce a su dueño

    Ayer salí al campo a pasear a caballo con unas amigas y no tuvimos nada mejor que hablar que la capacidad de los caballos para conocer a sus dueños. Mis amigas tenían dudas sobre ello, pero yo lo tengo clarísimo: mi yegua me conoce.

    Creo que tenemos una idea un tanto rígida sobre el reconocimiento de las personas por parte de los animales domésticos. Pensamos siempre en un perro o en un gato, viviendo en casa, casi de la familia y con gestos semi humanos. Evidentemente, esa no es la respuesta de los caballos; pero la respuesta existe y es evidente: el caballo reconoce a su dueño, y no sólo a su dueño.

    Realmente, los caballos son animales muy sensibles y eso lo complementan con una gran memoria. Sea o no su dueño, cuando el jinete es el mismo siempre y le da un trato óptimo al caballo, y estimula sus actos y reacciones, el caballo no sólo reconoce sino que respeta a ese jinete.

    Eso sí, hay que tener en cuenta la vida que ha llevado el caballo, si no lo hemos conocido desde sus nacimiento. La vida anterior, el alimento que ha tenido desde sus primeros días. Cuando no ha estado bien tratado ni bien alimentado, su carácter habrá evolucionado negativamente, hacia un carácter deprimido, inseguro, asustadizo. Mal carácter, en definitiva. Eso les lleva a veces a ser "irracionalmente" obedientes; es decir, hacen lo que se les manda, sea quien sea, independientemente de quien da la orden, porque no tiene hecha sus escala de personas dle entorno.

    Pero al margen de esos casos concretos, los caballos de tanda, ect., lo normal es que el caballo no sólo conozca al dueño, sino a toda la gama de personas que se mueven en su entorno y con las que se relaciona de una u otra forma: jinetes habituales, jinetes no habituales, entrenadores, mozos, cuidadores, herreros, veterinarios, etc. Y no sólo recuerdan a esas personas, sino que las recuerdan en función como hacen y se comportan con el caballo, que recuerda su comportamiento y condiciona esa respuesta al comportamiento recordado de cada persona.

    En definitiva, partimos de que los caballos tienen una sólida inteligencia. En función de eso, elaboran una relación con las personas con las que tienen relación más o menos continua o periódica. De la misma manera, podemos decir que también sabe quienes no entran en ninguna de sus categorías de relación habitual, es decir, quienes son desconocidos.

    Es interesante generar una buena relación con el caballo. Es evidente que el caballo responderá bien a un jinete que monta correcto si está bien domado, pero no es lo mismo eso que cuando reconoce a su jinete habitual y el caballo responde con confianza y seguridad desde el primer instante. El resultado será bien distinto.
    Este artículo fue publicado originalmente en el tema del foro: El caballo reconoce a su dueño iniciado por Fesoto Ver mensaje original