• Publicidad

  • Regimiento de Caballería Alcántara, condecorado con la Cruz Laureada de San Fernando

    Ya sé que los temas militares no están muy de moda, pero me vais a perdonar si os digo que es difícil entender el mundo de la hípica sin una pequeña inmersión en la caballería militar. Y si me perdonáis, quería traer aquí unos hechos recientemente recompensados, que se produjeron hace casi un siglo y bien podrían ser el argumento activo de una buena película de guerra.

    El caso es que me he topado, casi por casualidad, con la noticia de que el pasado 1 de junio de 2012 le fue concedida la Cruz Laureada de San Fernando al Regimiento de Caballería Alcántara por su disciplina y heroísmo nada menos que en 1921; es decir, hace 90 años, en el conocido como "desastre de Annual".

    Máxima condecoración del Ejército Español

    Para los que no esteis muy duchos en temas militares de esta índole, os aclaro que la Cruz Laureada de San Fernando es la máxima condecoración militar española, creada por las Cortes de Cádiz en 1811 y que generalmente va


    muy ligada a grandes actos de heroísmo. Tan es así, que en estos momento no hay ningún militar vivo que la ostente a título personal o individual (afortunadamente, no hay guerras en las últimas décadas que justifiquen la concesión de este gran reconocimiento). Las que quedan son Laureadas colectivas, como ésta que se va a conceder al Regimiento de Caballería Acorazado Alcántara 10.

    La Cruz Laureada de San Fernando premia el valor heroico y lleva implícita en su concesión el ingreso en la Real y Militar Orden de San Fernando, que se considera la primera orden española de carácter militar. De acuerdo con lo que especifica su reglamento la condecoración se concede por acciones, hechos o servicios excepcionales realizados en colectividad con inminente riesgo de la propia vida y siempre en servicio y beneficio de la Patria o de la paz y seguridad de la comunidad internacional. Siempre son heroicidades y servicios premiados al producirse en el transcurso de conflictos armados o de operaciones militares que impliquen o puedan implicar el uso de la fuerza armada.

    Una medalla para la Caballería

    A título indicativo, digamos que la última concesión de una laureada colectiva como ésta tuvo lugar nada menos que 1943, y la última concedida a título individual tuvo lugar en 1973. En su modalidad de Laureadas Colectivas, se han concedido sólo se han concedido 84 a lo largo de la historia, la última, como decía antes, en 1943.

    Para que os hagáis una idea del sentido de esta escasísisma condecoración, os comento que esta de 1973, concedida en concreto el 5 de diciembre de ese año, lo fue al teniente de la Sección de Asalto del Regimiento 269 Jaime Galiana Garmilla, por sus acciones en la operación de la cabeza de puente del Volchov. Estamos hablando de una concesión entonces a título póstumo, algo así como tres décadas después de unos hechos acaecidos durante la Segunda Guerra Mundial en el frente ruso; en los cuales el teniente Galiana murió en combate.

    Acto militar presidido por el rey

    Ésta es la imagen de la medalla:

    http://www.intariamilitaria.com/Rjul07.42.jpg

    Protocolariamente, la tan alta medalla será impuesta por el rey, en forma de corbata, a la bandera del citado Regimiento de Caballería Alcántara a finales del próximo mes de septiembre en el conocido como Patio de la Armería del Palacio Real. Si podéis, no os perdáis un acto de este colorido y atractiva estética, porque para la conmemoración se acude a los protocolos de la tradición, que consiste en la imposición de la corbata a la bandera del Regimiento formado éste junto a la Guardia Real, y con la presencia como testigos de altura de los estandartes de los otros tres cuerpos de caballería igualmente poseedores de la insigne Cruz Laureada de San Fernando: Farnesio, España y Pavía.

    Podemos traer a colación numerosos refranes. Uno es el de "más vale tarde que nunca". O este otro: "nunca es tarde si la dicha es buena". Sea como sea, bendito sea este tardío reconocimiento a un acto de valor más que heroico y de ejemplar disciplina protagonizado por el entonces Regimiento de Cazadores de Alcántara, 14 de Caballería, en las numerosas cargas y valientes acciones que realizaron con total entrega entre el 22 de julio y el 9 de agosto de 1921 para proteger a las tropas españolas, que salvo contadísimas excepciones, huían poco menos que despavoridas y totalmente desorganizadas durante el conocido como "desastre de Annual".

    Sobrevivieron muy pocos

    Salvaron vidas, pero a costa de las suyas. El Regimiento de Alcántara estaba compuesto por cerca de 700 hombres a caballo, de los cuales sobrevivieron más o menos un centenar. Otro centenar largo de sus componentes fue hecho prisionero por un enemigo que no se andaba con muchas contemplaciones.

    Como decía antes, el Regimiento de Cazadores de Alcántara protegió el repliegue de las tropas españolas desde sus posiciones en el monte Annual, en Igueriben, hasta el monte Arruit. La retirada duró casi una semana, seis día de marcha, durante los cuales fueron cercados en un barranco y atacados desde posiciones elevadas. La típica ratonera si escapatoria que hemos visto en multitud de películas. Por eso, para que las tropas españolas tuvieran una cierto margen de tiempo que les permitiera una retirada con los menores daños posibles, el Regimiento de Caballería de Alcántara defendió el repliegue, huida o como se quiera denominar de las fuerzas españolas, con fuego y heroicas cargas de caballería contra los rebeldes.

    Con un altísimo precio para el Regimiento. Murieron la mayor parte de los integrantes del regimiento: 28 de los 32 oficiales y 523 de los 685 miembros de tropa. Para darle una connotación aún más curiosa, diré que en el Regimiento estaba mandado por el teniente coronel Fernando Primo de Rivera, hermano del futuro dictador, y tío del futuro fundador de la Falange. Fue una de las víctimas, porque Primo de Rivera resultó muerto en combate y recibió, a título póstumo, la Laureada individual de San Fernando.

    En total, se perdieron 471 de los 691 jinetes que lo componían.


    Reivindicación de la Caballería

    Como hemos visto, la Laureada de San Fernando es una condecoración que suele llegar tarde y generalmente a título póstumo. Generalmente, después de muchos intentos, peticiones y reinvindicaciones, a modo de la elevación de un santo a los altares. En este caso ha sido una constate y vieja reivindicación del Arma de Caballería en su conjunto, toda vez que se considera que su actuación constituye la acción heroica más gloriosa protagonizada por una unidad de caballería a nivel mundial en todo el siglo XX.

    Lo cierto es que, objetivamente mirado, se trata de una condecoración más que merecida, porque la intervención de del Regimiento consiguió envitar que el número de bajas entre las fuerzas españolas fuera mucho mayor. l

    Escultura de Benlliure

    Un heroísmo como éste no podía pasar desapercibido a la cultura. De ahí la escultura de la entrada de la Academia de Caballería de Valladolid, en homenaje a los héroes del Regimiento de Caballería de Alcántara, realizada por el insigne pintor y escultor Mariano Benlliure en 1931. Una réplica de esta obra se encuentra en el vestíbulo del Ministerio de Defensa, en Madrid.

    La obra está dedicada a la Caballería militar española por su actuación en los hechos que he comentado del Monte Arruit en 1921, en la Guerra del Rif, cuando tras la caída de Annual el Regimiento de Cazadores de Alcántara protegió la retirada enfrentándose a las tropas rifeñas.

    Benlliure hace un homenaje al Arma de Caballería, mostrando uniformes y atributos de diferentes épocas. La escultura la reproduzco de este enlace de la wikipedia:

    http://upload.wikimedia.org/wikipedi...06c96dd8_b.jpg
    Este artículo fue publicado originalmente en el tema del foro: Regimiento de Caballería Alcántara, condecorado con la Cruz Laureada de San Fernando iniciado por Gume Ver mensaje original