Mostrar feed RSS

airesclasicos

Los Movimientos del Caballo (2ª parte)

Calificar esta entrada
por - 02/10/2013 a las 14:50 (1211 Visitas)
El galope se compone de una sucesión de saltos, en el galope reunido se aprecian siempre tres batidas. Debemos distinguir entre un galope a la derecha y un galope a la izquierda, según sea la mano que lleve delante para avanzar, y, por consiguiente, su nombre viene determinado por cuál sea la mano que marca el galope.
En el galope a la derecha, por ejemplo, en primer lugar se ve colocarse la pata izquierda, primera batida, después la pata derecha y seguidamente la mano izquierda, segunda batida, y, por último, la mano derecha, tercera batida. Al mismo tiempo, la pata izquierda se ha levantado del suelo antes de que se pose la mano derecha, y así sucesivamente hasta que por un momento el caballo se encuentra en el aire.
Cuando se oyen cuatro batidas se considera un galope defectuoso, ya que la pata interior toca el suelo antes que su extremidad contraria; esta falta se produce principalmente cuando el caballo, como consecuencia de una falsa reunión, pierde impulso y no galopa con suficiente elevación.
Es rotundamente falsa la opinión muchas veces escuchada de que el galope corto se hace en cuatro tiempos, porque en tal caso el caballo no ejecuta más saltos que los necesarios, el galope en cuatro tiempos es una falta grosera.
En el galope de carrera se observan cuatro batidas, en el galope de trabajo, que es un galope intermedio entre el corto y el normal, el caballo recorre aproximadamente 225 metros por minuto, sólo se practica en el picadero. En el galope normal, el caballo da unos 500 pasos, recorre aproximadamente unos 375 metros por minuto, este es el paso usado habitualmente fuera del picadero. Si se aumenta o se aviva el galope tenemos lo que es conocido como galope alargado, que no era practicado antiguamente en Austria a no ser en un picadero grande y en trayectos cortos en el exterior. El galope de carga es el más rápido, sólo se usaba antes en los ataques de la caballería.
Un galope es perfecto y en particular agradable cuando el espectador tiene la impresión de que el caballo salta del suelo y cae con la misma elasticidad.
Un defecto que se aprecia de manera muy frecuente en los caballos débiles es el galope desunido, por ejemplo, las manos van a galope a la derecha y las patas a la izquierda, por lo que el jinete aprecia un movimiento desagradable del lomo del caballo.
https://www.airesclasicos.com/sillas...%AA-parte.html
Categorías
Sin categoría

Comentarios