En bastantes competencias desde hace unos años para acá comités deportivos de todo el mundo han estado alerta a que entrenadores y atletas no utilicen drogas para competir o participar de cualquier deporte, pero desde hace unos años se han venido testeando los caballos para evaluar si han sido dopados por sus dueños y entrenadores o si no.

Abdullah Waleed Al Sharbatly, y Khaled Abdulaziz Al Eid, fueron encontrados con sus caballos dopados sin el menor escrúpulo, después de haber sido campeones en varias competencias a nivel mundial y demostrando que sus caballos son tan resistentes debido a este mal comportamiento de estos jinetes, luego de encontrar las pruebas fueron sancionados.


Laboratorios, cómplices de este tipo de actitudes y han creado sustancias que son casi imperceptibles para los jurados de las competencias equinas asegurando pocos hallazgos a la hora de imponer sanciones, pero aunque esto se ve alrededor del mundo y en diferentes deportes, lo ideal es tener la moral y la ética en alto para no abusar por lo menos de los caballos o empañar cada deporte.