Los caballos dedicados a actividades de reciclaje y a la tracción a sangre son actualmente decomisados en Argentina y otros países de Latinoamérica ya que esto constituye una falta grave a los derechos de los animales e incentiva el maltrato animal en los pobladores de las distintas ciudades.

Es así que después de varios decomisos se está instruyendo a los ciudadanos para que sean ellos mismos quienes se encarguen del reciclaje de la ciudad, esto es, se sabe que no es sencillo llevar todo el producto reciclado en la mano pero para ello el gobierno premiará a quienes devuelvan los caballos a su vida de caballos y a asociaciones en donde se les brindará una mejor calidad de vida ayudando a pacientes de equino terapia, brindándoles autos de tracción que no impliquen el uso animal.

Muchos de los caballos también serán devueltos a sus dueños ya que también en muchos casos se ha descubierto que los animales han sido robados y en tal caso los ladrones se judicializarán.