El Real Quiet estuvo a punto de ganar la triple corona en Estados Unidos en el año de 1998, hoy en día se ha evaluado a sus crías como ejemplares que llevan su adn y que pueden sorprender al heredar las capacidades de este magnífico competidor.
24 crías espléndidas de este caballo avaluadas en 450.000 dólares fueron subastadas hace unos meses en Uruguay, y es que no es para más señalar que el evento fue casi un regalo, teniendo en cuenta su descendencia pura sangre y sus capacidades inmensas de llegar a ser grandes competidores por su información genética, además de su porte y elegancia.

Dentro de la subasta había 10 machos que tenían un promedio de 20.000 dólares y hembras de excelentes antecedentes nacidas también de la visita del pura sangre en el año de 2009 al país suramericano.

Otros hijos del campeón han sido ganadores de muchas competencias en el mundo y han generado muchos millones a sus propietarios lo que hace que los nuevos dueños se entusiasmaran mucho más en subastar por aquellos potros tan prometedores.