España ha sido considerado desde siempre, uno de los países más importantes en cultivar los gustos hípicos de sus habitantes.

Muchos españoles han decidido adoptar a los caballos como su símbolo y su animal por excelencia, no ya el Pre únicamente sino el caballo como tal.

La tradición dicta que celebrando ferias, fiestas, domando, practicando deportes, corriendo en las apuestas o simplemente teniendo un potrillo, los españoles se sienten más que realizados.

Hace poco oí que aunque las tradiciones son cada día más fuertes, la doma y la cría, no la están haciendo profesionales en todo el sentido de la palabra, porque aunque tengan títulos y sepan mucho de libros con mucha información, no ponen en práctica muchas cosas que deberían saber y aprender en el día a día, como saber poner correctamente una venda, saber aconsejar sobre el uso de orejeras o de zapatos para caballo, etc.

Esto lo digo por la cantidad de herraduras mal puestas de las que he sabido últimamente, potros con bocados que no pueden soportar, falta de vacunación, papeles necesarios de propiedad, uso ausente del limpia cascos, etc.

Me gustaría saber qué opinan de mi punto de vista y por qué esto está pasando en estos tiempos tan modernos en muchas partes de España.