Para que un caballo “baile”, es decir, para que aprenda todo lo relacionado con Alta escuela, debe haber pasado por la Baja escuela, debe tener aires perfectos y para ello se necesita mucho trabajo, a veces hasta de varios años.
Cuando estemos seguros de enseñarle a moverse podemos ver que el “engagement” y “el ritmo” están muy bien.
Hay que pensar también que si el caballo es pequeño puede que no llegue a prender alta escuela muy rápidamente, cuando vemos espectáculos de alta escuela con potros esto es lo mismo que maltrato animal porque el animal no está listo para realizar ningún movimiento de este tipo y puede llegar a enfermarse, sin contar que está condicionado por algún castigo físico traumático.

El caballo debe recibir educación con paciencia y amor, y antes que todo se debe contar con un profesional.