Buenos días. Me sumo a la alegría de Katy, querida Ina, por el hecho de que el muchacho haya iniciado ya la terapia con los caballos, y que en estos comienzos los resultados estén siendo favorables y provechosos. Confío en que siga por el mismo camino en el futuro y que nuestros queridos caballos le ayuden en todo lo posible a mejorar su calidad de vida. Los animales son sabios.
Saludos afectuosos.