El primer Campeonato Mundial de Polo de la era moderna se celebró en 1987 en la ciudad de Buenos Aires Las selecciones participantes en este campeonato fueron Argentina, Australia, Brasil, España y México. El campeonato se desarrolló en un sistema todos contra todos sin eliminatorias. En la final, Argentina y México empataron su encuentro a 14 goles, pero el equipo sudamericano levantó la copa por mayor cantidad de partidos ganados.
España quedó en cuarto lugar por detrás de Argentina, México y Brasil.